Tráfico de armas: la globalización del negocio de la inestabilidad y los conflictos

weaponsEl pasado miércoles 24 de septiembre, en el marco de la apertura del 69º período de sesiones de la Asamblea General de Naciones Unidas, se llevó a cabo una sesión extraordinaria del Consejo de Seguridad para tratar específicamente la amenaza a la paz y seguridad internacionales que significa el Estado Islámico (o ISIS, por las siglas en inglés de su nombre completo: Islamic State of Iraq and Syria). Sin embargo, en este contexto de discusión se tocó un aspecto relevante del problema: la producción y tráfico de armamentos y la injerencia de países centrales en procesos de cambio de régimen.

En el discurso de la Presidente de Argentina no sólo se mostró preocupación por la situación conflictiva en la región sino que también se apuntó a la producción y tráfico de armamentos en el mundo que posibilitan el acceso a grupos terroristas. En este sentido, un informe de Amnesty International entiende que los mayores exportadores de armas son Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Francia, China y Rusia, siendo el primero responsable del comercio de un 30% de armas convencionales que inciden directamente en la delincuencia y seguridad ciudadana de los distintos países.

Por otra parte, Argentina cuestionó duramente el origen y recursos armamentísticos del grupo yihadista: “muchos de los Freedom Fighters de la Primavera Árabe resultaron ser muchos fundamentalistas, que hoy, recibieron entrenamiento militar en esos momentos y hoy están combatiendo en el ISIS y reclutando jóvenes (…) ¿quiénes eran los que alimentaban a los opositores y les daban armas?”. Luego de la Primavera Árabe, las exportaciones de armas por parte de Europa hacia la región aumentaron un 22% y países como Estados Unidos y Francia comenzaron a entrenar y armar rebeldes sirios en pos de un cambio de régimen en dicho país.

La intervención de Estados Unidos y Europa fue así determinante para la conformación y empoderamiento de grupos extremistas en la región que hoy mismo buscan eliminar y marcan agenda de la comunidad internacional –por sobre temas como la necesidad de mayor multilateralismo y desarrollo de los países no centrales–.

La injerencia en Siria ha desatado una proliferación de fuerzas terroristas, siendo imposible delimitar entre moderados o extremistas –tal como pretende Estados Unidos– y ensanchando las filas de ISIS, junto con el acceso a armamentos militares estadounidenses. Tanto las acciones terroristas sobre la población civil iraquí como los eventuales daños a civiles sirios por parte de los bombardeos de Estados Unidos demuestran la escalada de violencia y la necesaria búsqueda de mecanismos de combate al terrorismo. 

Rusia propuso crear un foro sobre el terrorismo, trayendo el diálogo multilateral al conflicto. Argentina, con su compromiso en los derechos humanos, justicia transicional y la Corte Penal Internacional, puede dar una voz crítica para que el conflicto esté enmarcado en la juridicidad y no se siga “retroalimentando el monstruo”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s